Tras una revisión de estudios sobre la efectividad de distintas clases de mascarillas para la protección aérea de los profesionales en afecciones respiratorios como el COVID-19, el artículo aconseja la utilización de mascarilla quirúrgica de manera permanente y el empleo de mascarilla filtrante (tipo FPP2-FPP3) para determinadas actuaciones como uso de nebulizadores, intubación, RCP…

Desde la inusual situación de alarma sanitaria y social por la nueva pandemia del coronavirus (COVID-19), son numerosas las dudas que están surgiendo en el entorno sanitario sobre las condiciones óptimas de trabajo.

Poco se conoce sobre la efectividad del uso de los diversos equipos de protección aérea para los profesionales sanitarios que están implicados directamente con el contacto de pacientes afectos con esta patología; siendo este, uno de los principales aspectos que generan tensión e inseguridad en los médicos y enfermeras que trabajan día a día en contacto directo con este nuevo virus.

En relación a las emergentes dudas e incertidumbre que se genera respecto al nivel de protección real conseguido mediante los diversos tipos de aislamiento aéreo para el COVID-19, es importante distinguir los diferentes recursos disponibles en nuestro entorno sanitario.

INCERTIDUMBRE SOBRE PROTECCIÓN AÉREA

Vinculado al proceso de contagio aéreo de este nuevo virus, surge la incertidumbre de si la protección aérea mediante mascarilla quirúrgica es igual o menos efectiva que las mascarillas filtrantes de partículas finas (FFP2 y FPP3).

Es importante distinguir las recomendaciones de la normativa europea en materia de mascarillas que pauta tres niveles de protección: FFP1 (filtro de partículas P1 con 78% de protección y un 22% de fuga hacia el interior), FFP2 (92% de protección y fuga hacia el interior máxima de un 8%) y FFP3 (98% de protección) y el modelo americano que sitúa el rango de variabilidad en un grado 95 (N95) de protección en su filtro de respiración (nivel intermedio entre el FFP2 y FFP3 europeo) y del que encontramos la mayoría de estudios.

La evidencia actual basada en casos clínicos sobre el coronavirus SARS-CoV-2 y la protección mediante el uso de mascarilla quirúrgica ha detectado un nivel de aislamiento óptimo de los profesionales sanitarios con este dispositivo, ante el contacto directo con la vía aérea del paciente. El seguimiento durante semanas de la evolución clínica de los profesionales en contacto con este virus respiratorio, mediante la protección aérea con las mascarillas quirúrgicas, ha evidenciado una eficacia óptima, gracias a la ausencia de contagios (1).

Para conseguir esta eficacia, se han determinado como puntos clave, su manejo adecuado mediante la correcta colocación y manipulación, la integridad de la mascarilla y el lavado riguroso de manos.

FALTA DE ENSAYOS CLÍNICOS SOBRE EFECTIVDAD

Estudios adicionales (2,3) que concluyen la mayor efectividad de las mascarillas filtrantes (FPP 2, FPP 3 o N95) en comparación a las mascarillas quirúrgicas en el contacto con otros procesos víricos respiratorios como la gripe, tienen un nivel de evidencia incierto. La diferencia en el resultado está vinculada principalmente al uso continuado de las mascarillas N95 o FPP2-FPP3. Sin embargo, se han encontrado resultados de efectividad similares entre el uso intermitente de las mascarillas N95 y las mascarillas quirúrgicas.

Hay que destacar que existen escasos ensayos clínicos aleatorios ciegos de calidad sobre la efectividad del empleo de mascarillas quirúrgicas en comparación a las mascarillas tipo N95 o altamente filtrantes (FPP2), centrándose estos en el análisis de otro tipo de enfermedad respiratoria más prevalentes, como la gripe N1H1.

Estos estudios identifican una reducción del 25% en la incidencia de padecer el proceso vírico en el grupo de empleo de mascarilla filtrante, frente a la mascarilla quirúrgica (potencia del 80%, error tipo I del 0,05%). Sin embargo, este hallazgo no resulta significativo para el conjunto global de análisis; apreciándose unas tasas de afección similar en ambos grupos de análisis (4).

DIFERENTE MASCARILLA SEGÚN TIPO DE ATENCIÓN

Con todo esto se puede concluir que los virus respiratorios que se trasmiten por partículas de gran tamaño como el virus de la gripe (120 nm de diámetro) encuentra en ambos tipos de dispositivos un elemento eficaz para su protección sobre el contacto estrecho aéreo.

En referencia a los virus con tamaño de partícula en aerosol, como el nuevo coronavirus COVID-19, con núcleo de gotitas <5 μm, se recomienda actuar según el principio de precaución. Así, se contempla la realización de aislamiento aéreo con mascarillas de filtración de alta eficacia en situaciones o maniobras en las que puedan generar aerosoles y el uso de mascarilla quirúrgica para el manejo de contacto indirecto con el entorno del paciente, pudiendo considerar esta medida de protección óptima y eficaz (5).

La experiencia previa de contactos con estos tipos de afecciones respiratorias nuevas como el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS), el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y el actual COVID-19 se aconseja el empleo de mascarillas quirúrgicas de forma permanente y el uso de mascarillas filtrantes N95 o FPP2-FPP3 vinculadas al uso de nebulizadores, manipulación e intubación endotraqueal, reanimación cardiopulmonar, administración de alimentación nasogástrica y contacto directo con altos caudales de oxígeno, permitiendo así evitar el alto riesgo presentado por estos procedimientos en la implicación de la atención sanitaria (6).

 

Marta Ferraz Torres
Graduada en Enfermería. Doctora en Ciencias de la Salud.
Enfermera en el Complejo Hospitalario de Navarra

 

Bibliografía

  1. Ng K, Poon BH, Kiat Puar TH, et al. COVID-19 and the Risk to Health Care Workers: A Case Report. Ann Intern Med. 2020; [Epub ahead of print 16 March 2020]. doi: https://doi.org/10.7326/L20-0175
  2. MacIntyre CR, Wang Q, Cauchemez S, Seale H, Dwyer DE, Yang P, Shi W, Gao Z, Pang X, Zhang Y, Wang X, Duan W, Rahman B, Ferguson N. A cluster randomized clinical trial comparing fit-tested and non-fit-tested N95 respirators to medical masks to prevent respiratory virus infection in health care workers. Influenza Other Respir Viruses. 2011 May;5(3):170-9. doi: 10.1111/j.1750-2659.2011.00198.x. Epub 2011 Jan 27. PubMed PMID: 21477136; PubMed Central PMCID: PMC4941587.
  3. Bessesen MT, Savor-Price C, Simberkoff M, Reich NG, Pavia AT, Radonovich LJ. N95 respirators or surgical masks to protect healthcare workers against respiratory infections: are we there yet? Am J Respir Crit Care Med. 2013 May 1;187(9):904-5. doi: 10.1164/rccm.201303-0581ED. PubMed PMID: 23634856.
  4. Radonovich LJ Jr, Simberkoff MS, Bessesen MT, Brown AC, Cummings DAT, Gaydos CA, Los JG, Krosche AE, Gibert CL, Gorse GJ, Nyquist AC, Reich NG, Rodriguez-Barradas MC, Price CS, Perl TM; ResPECT investigators. N95 Respirators vs Medical Masks for Preventing Influenza Among Health Care Personnel: A Randomized Clinical Trial. JAMA. 2019 Sep 3;322(9):824-833. doi: 10.1001/jama.2019.11645. PubMed PMID: 31479137; PubMed Central PMCID: PMC6724169.
  5. Consejo general de colegios de farmacéuticos. Informe técnico- Covid-19 y uso de mascarillas.
  6. Peeri NC, Shrestha N, Rahman MS, Zaki R, Tan Z, Bibi S, Baghbanzadeh M, Aghamohammadi N, Zhang W, Haque U. The SARS, MERS and novel coronavirus (COVID-19) epidemics, the newest and biggest global health threats: what lessons have we learned? Int J Epidemiol. 2020 Feb 22. pii: dyaa033. doi: 10.1093/ije/dyaa033. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 32086938.
Suscríbete a nuestro blog

Suscríbete a nuestro blog

Recibe semanallmente todas las actualizaciones de Enfermería en Movimiento

Hemos enviado un mensaje de verificación a su correo. Por favor, compruébelo.